2011/04/06

Madereras apuntan a ganaderos para producir la materia prima (Uruguay)


Tierra. Dejan de comprar ante el crecimiento que tuvo el precio de la ha.

ANDRÉS OYHENARD

El precio de la tierra se multiplicó por cinco en los últimos diez años. Esto motivó un cambio en la estrategia de las madereras que ahora se asocian con los ganaderos para asegurarse el insumo.

En 2000 el promedio de la hectárea de la tierra en Uruguay era de US$ 448. Diez años más tarde, ese valor casi se multiplicó por cinco y en 2010 terminó en US$ 2.633 por hectárea, según datos de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA). Esta tendencia modificó los planes de la industria maderera que ahora apela al arrendamiento de campos con distintos convenios con productores ganaderos y agrícolas para asegurarse la producción a futuro en un escenario cada vez más competitivo que se intensificó con la confirmación de la instalación de una nueva pastera, la de Montes del Plata.

Un ejecutivo de una compañía forestal -que prefirió mantener su nombre en reserva- dijo a El País que sin dudas el aumento en el precio de la tierra hizo que la rentabilidad del sector "sufriera un impacto y una transformación". Por eso, "el arrendamiento de los predios está permitiendo a las firmas de la celulosa acceder a mayores superficies para plantar madera sin movilizar demasiado capital", explicó.

No obstante, las empresas que se dedican al aserradero de madera como las fábricas Urupanel y Weyerhaeuser en Tacuarembó no pueden competir por igual con las firmas de celulosa local (UPM y Montes del Plata) porque los ciclos de la madera para estas empresas son de 20 años y no de diez años como ocurre con las pasteras. "Los productores ganaderos prefieren obtener una renta cuanto antes y no esperar 15 o 20 años", indicó la fuente.

Sin embargo, una de las ventajas de implantar árboles para la industria de los aserraderos es que las plantaciones se hacen a una distancia mayor, lo que le permite al productor obtener un período superior para el pastoreo de los ganados. Además, en teoría, los árboles de mayor diámetro tienen un mayor valor comercial.

"El mercado de la madera va a tender a subir porque hay un déficit en el país y eso va a determinar que las firmas de celulosa salgan a acaparar tierras mediante arrendamientos para asegurase la producción", pronosticó la fuente.

Fomento. El subgerente de negocios de forestación de Montes del Plata, Alfredo Fossali, informó a El País que esta compañía comenzó a trabajar con un programa de integración productiva en 2007 con el objetivo de mejorar la relación del sector forestal con el resto de los sectores de la agropecuaria y estimular el cultivo de árboles donde estaban dadas las condiciones.

En este sentido es que la empresa selló convenios con las cooperativas y productores de ganaderos así como la inclusión de otras actividades como la agricultura y la lechería para la producción de forraje para las cuencas lecheras.

Por otro lado, Montes del Plata también tiene un programa destinado al fomento de la producción forestal que apunta a instalar bosques en predios ganaderos. Esta compañía ofrece tres opciones de contratos para los productores que tengan interés.

Una primera es directamente el arrendamiento del predio por el cual el productor recibe una renta anual. La segunda se denomina "aparcería" donde el ganadero se asocia con la empresa forestal en el desarrollo del proceso forestal. Acá no se obtiene una renta asegurada anualmente sino que logra un mínimo del 20% de la producción una vez cosechados los árboles (diez años).

"Esa madera es del productor y puede venderla a quien quiera, lo único que establecemos es tener una primera opción de compra", explicó Fossali. En cualquiera de los dos casos (arrendamiento o aparecía) los ganaderos tienen la ventaja de pastorear los animales unos 24 meses luego de sembrados los árboles.

El tercer instrumento que ofrece Montes del Plata es la promoción forestal que está orientada a propietarios de campos grandes o pequeños que por sí mismos se animan a realizar plantaciones forestales. En estos casos, la firma forestal les da la tecnología, la genética y los plantines para que siembren los árboles.

"Acá el productor hace toda la inversión y solamente le pedimos a cambio la primera opción de compra", indicó el subgerente de Montes del Plata. En los tres casos la normativa vigente permite hacer contratos por un máximo de tres ciclos forestales, o sea 30 años.

Los programas con los productores no excluyen la formación de materia prima propia en base a plantaciones que se adquirieron a ENCE. Esta compañía forestal tiene 250.000 hectáreas propias de plantaciones árboles. Además, según informó Fossali la firma ya ha realizado distintos tipos de contratos de asociación con productores ganaderos en una superficie que ronda las 18.000 hectáreas.

"La meta es seguir creciendo en esta área con la suma de más predios", anunció. Asimismo, adelantó que ahora la empresa apunta a cerrar contratos en departamentos que están más cerca de la planta que construiría la compañía en Punta Pereyra como Flores, Florida y Soriano, para achicar los costos de los fletes que pueden reducirse hasta en un 30%.

Por su parte, el gerente de fomento de UPM-Forestal Oriental, Alexander Burwood, dijo a El País que su empresa comenzó con un programa de fomento hace seis años con el objetivo de establecer un esquema de abastecimiento de madera a la planta de celulosa en Fray Bentos con un 30% de la madera proveniente de productores asociados y un 70% de plantaciones propias.

"Sin duda creemos que es importante `socializar` la forestación, haciendo partícipes a otros de sus beneficios: económicos, productivos y genéticos", afirmó.

Forestal Oriental trabaja actualmente con un conjunto productores ganaderos, lecheros, agrícolas y forestales bajo distintos modelos de negocio. "Hoy contamos con unos 120 productores asociados con unas 23.500 hectáreas, más de la mitad de estos productores tienen menos de 100 hectáreas bajo contrato", dijo Burwood.

Programas: Empresas desarrollan distintas alternativas para plantar en predios ajenos.

Productores ven positiva la forestación

Para el vicepresidente de la Federación Rural, Miguel Sanguinetti, la forestación en los predios ganaderos o agrícolas es "positiva" porque suma un rubro más a la explotación.

En los últimos años los productores ganaderos se han ido informando sobre los planes de forestación que ofrecen las compañías por todo el país.

"Es una modalidad que recién se está conociendo y a la mayoría de los productores les seduce la idea", comentó. "Aunque quizás el productor ganadero muchas veces busca que el monte tenga una función de protección como la sombra que es difícil de combinarlo con el interés de las compañías forestales", explicó. Asimismo, señaló que también hay que tener en cuenta que para las explotaciones de ovinos la forestación pueda jugar en contra porque facilita la reproducción de jabalíes.

"La forestación ha sido muy positiva para el país, eso no se puede negar. La combinación de esa actividad con la agricultura y la ganadería son instrumentos bienvenidos para la agropecuaria", afirmó. No obstante, Sanguinetti alertó por la "falta de estudios profundos" sobre el impacto en los suelos de la actividad forestal. "Realmente lo que uno ve es que cuando aparece una sequía los predios que están cerca de las plantaciones se secan más rápido. Es bueno estudiar y ver qué se puede hacer. Quizás alejar las plantaciones de las aguadas sería una medida a analizar", sugirió.

Los diez millones

Cuando esté operativa la planta de Montes del Plata en Colonia la producción anual de madera destinada a la celulosa será de 8,5 millones de metros cúbicos de madera. Actualmente, Uruguay produce 10 millones de metros cúbicos de madera con destino industrial, de los cuales 4 millones de metros cúbicos se destinan a la planta de UPM ubicada en Fray Bentos, 2 millones de metros cúbicos a la industria de la madera sólida y 4 millones de metros cúbicos que se exportan en chips.

En 2010 la madera en bruto fue el sexto producto de mayor exportación desde Uruguay totalizando US$ 249 millones. Esto representó un 17,3% más de todo lo que se había vendido al exterior de dicho producto. Además representó el 3,7% del total de las exportaciones que concretó Uruguay.


Fuente: El País Digital.  04 de Abril de 2011. Ver fuente: http://www.elpais.com.uy/110404/pecono-557720/economia/madereras-apuntan-a-ganaderos-para-producir-la-materia-prima/

Publicar un comentario