2011/06/21



En la actualidad el 80% del uso del bosque nativo es para leña, y el uso de leña húmeda ha generado problemas en la calidad del aire sobre todo entre los mese de marzo a septiembre.


Por Carola Iturriaga, secretaria técnica SNCL
Región de Los Lagos
 

En la Región de Los Lagos, se consumen a nivel domiciliario alrededor de 3 millones de metros de leña al año, de los cuales 1.400.000 corresponden al consumo residencial de los principales centros poblados como Osorno, Puerto Montt, Ancud, Castro y Quellón. En estas ciudades, al menos el 90% de los hogares consumen leña ya sea para calefacción y/o cocción de alimentos.
Este alto consumo de leña ha tenido consecuencias serias por su alta ineficiencia, sobre todo en cuanto a la degradación del bosque nativo. En la actualidad el 80% del uso del bosque nativo es para leña, y el uso de leña húmeda ha generado problemas en la calidad del aire sobre todo entre los mese de marzo a septiembre.
En la ciudad de Osorno se está monitoreando la calidad del aire, y sólo en el año 2010 se superó en casi 48 veces la norma, lo cual es grave. En Puerto Montt, está en proyecto la instalación de una estación de monitoreo, sin embargo en días de baja ventilación y bajas temperaturas se puede observar un manto de humo en la ciudad.
Lo anterior, sumado a problemas como la informalidad del mercado, los constantes engaños a consumidores, la falta de fiscalización al comercio informal, hacen del mercado de la leña en la región un problema complejo de abordar.
Estos últimos días y como todos los años en esta época, la calidad del aire en Santiago hace volver a la discusión de prohibir la leña y se promueven otras fuentes de energías más caras y no renovables como el gas y la electricidad. Lo anterior es impracticable en la región, donde el consumo residencial supera el 90% de las viviendas urbanas y el consumo industrial aún no ha sido dimensionado. 
Por esto, se hace cada vez más latente la necesidad de que el Estado se haga cargo de esta problemática con soluciones integrales y atingentes a las realidades regionales y en este caso, a la realidad del sur, en pos de mantener los Bosques Nativos, fuente de diversos recursos, y propender al mejoramiento de la calidad del aire en las ciudades.
Santiago no es Chile y para el tema de la leña, la real problemática está en las ciudades del sur del país y aún no ha sido abordada por el Estado de manera seria y responsable.
Fuente: El Vacanudo.  21 de Junio de 2011. Ver fuente: 
Publicar un comentario