2011/05/11

Un árbol menos cada dos minutos (Argentina)


En la Argentina se derriba un árbol cada dos minutos, 720 por día y 21.600 por mes y dependiendo del tipo de bosque, entre 35.000 y 50.000 hectáreas cada 30 días.

En nuestro país sólo quedan bosques para 28 años más al ritmo de una tasa de deforestación de hasta 600.000 hectárea por año. En 1914 existían 106 millones de hectáreas de bosques nativos en el país los que se han reducido a escasos 30 millones de hectáreas en la actualidad.

Argentina fue desde siempre un pulmón verde fundamental del planeta tierra, sin embargo el país está cambiando las bondades que destacaron su medio ambiente.

Todos los años desaparecen 11 millones de hectáreas de áreas verdes boscosas tropicales.
En Centro América la deforestación anual afecta entre el cuatro y cinco por ciento. En el Amazonas Brasileño en los últimos 15 años la deforestación aumento un 150 por ciento. En Sudamérica las tasas alcanzan el 8 por ciento anual.

Diagnóstico contundente
El diagnóstico es contundente y el espectro de causas es demasiado amplio.
1. La ilimitada explotación forestal – la tala indiscriminada.
En el desorden financiero de hace unos años el irrisorio precio de la madera para el negocio internacional hizo que Misiones sucumbiera ante la oferta extranjera.

China, Italia y Brasil arrasaron con la madera semidura y dura (Grapia, Guatambú, Loro Lapacho); Brasil se llevó bosques nativos completos no explotados de Rabo (Ivirá ñandí) para la conocida fábrica de cubiertos y enseres. Chile compró miles y miles de hectáreas destruyendo lo natural autóctono, plantando especies de rápido crecimiento para la fabricación del 50 por ciento del papel de consumo propio.

2. El inadecuado control sobre la industria de la madera.
3. Los cultivos de subsistencia.

4. Los cultivos de exportación (la expansión desordenada de las fronteras agrícolas) que impulsan la ferocidad de las topadoras decididas a sumar más y más hectáreas para el posterior cultivo de la "salvación económica" el poroto de soja mal que se expande en todo el país.

Así Salta vende hasta las reservas ecológicas, destruidos el Monte Chaqueño, la Selva de Yungas, los bosques misioneros, hasta la fronda sureña, corriendo peligro de extinción el pino Paraná, el palo rosa, los lapachos, los quenoas, el roble amburana, algunas especies de quebrachos en el Chaco y los alerces araucarias y cipreses en el sur.

5. La ganadería -el sobrepastoreo-.
 
6. Los proyectos hidroeléctricos y/o mineros.
 
7. La especulación.
 
8. Los incendios forestales.
 
9. Los elevados índices de explotación de recursos, el crecimiento poblacional y la pobreza generalizada son otras de las causas que están llevando al colapso a los bosques y por ende a gran parte de la economía mundial. A esto se suma la necesidad de tierras para el sembrado del maíz y la caña de azúcar para la obtención del futuro (biocombustible), el etanol.

Los bosques nativos a diferencia de los bosques implantados son los propietarios de una biodiversidad vegetal y animal valiosísima en términos genéticos, económicos y ambientales. Entre otras cosas mejorar el régimen de humedad contribuyen al asentamiento del suelo y constituyen barreras geográficas fundamentales para prevenir la erosión hídrica, eólica y las mundaciones, jugándose en este empobrecimiento de bosques el 40 por ciento de sus especies animales y vegetales.

En la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992 se subscribió la Agenda 21 que establece una declaración de principios para orientar la gestión, la conservación, el desarrollo sostenible de todos los tipos de bosques esenciales para el desarrollo económico y para la preservación de todas las formas de vida.

Se exhorta a todos los gobiernos del mundo para que adopten estrategias para el desarrollo sostenible colocándolos en la vanguardia del proceso de cambio, mancomunando esfuerzos con las organizaciones internacionales, las autoridades locales, regionales, provinciales y estatales, así como las acciones civiles y ONGs.

Las normas de conservación y control, del aprovechamiento que se aplican en jurisdicciones provinciales son buenas pero no suficientes. El uso sustentable de los bosques requiere un esfuerzo mayor.

El concepto de sustentabilidad se afirma mejor si se orienta hacia la búsqueda de la mejor valorización del bosque nativo. Cuando existe conocimiento del mayor valor del bosque nativo es cuando se trata bien el recurso.


Fuente:   AIMO.  11 de Mayo de 2011.  Ver fuente: http://www.aimdigital.com.ar/aim/2011/05/11/un-arbol-menos-cada-dos-minutos/

Publicar un comentario