2011/05/03

La ANAM prohibió la tala del Cocobolo



La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) emitió una resolución que prohíbe el aprovechamiento de dos especies de madera cocobolo y regula su utilización según determinadas modalidades y condiciones, se informó oficialmente.
La Resolución No AG-0260-2011 de 28 de abril de 2011, publicada en la Gaceta Oficial No 26774-B de 28 de abril, prohíbe el aprovechamiento de árboles vivos de las especies Dalbergia retusa y Dalbergia darienensis (cocobolo) y se permite su aprovechamiento solo en casos como ejemplares caídos, tocones y raíces de árboles talados con anterioridad, en plantaciones forestales y bosques estatales, fincas privadas comarcas indígenas y tierras colectivas, precisó una declaración de prensa enviada a HORA CERO.
En los casos en que se permita el aprovechamiento, se establece criterios y parámetros técnicos básicos que implican la elaboración de planes de manejo forestal, destinados a sustentar aprovechamientos forestales no intensivos.
Se establece igualmente en la Resolución que el responsable de los permisos de aprovechamiento de las especies en cuestión en la resolución, queda sujeto al cumplimiento de las normas y regulaciones que establece la ley en esta materia, a efecto de no causar daños o afectaciones a los recursos naturales y al ambiente en general.
Además se consigna en la resolución que el aprovechamiento de madera de las especies de cocobolo, implicará la plantación de tres árboles por cada metro cúbico o fracción de madera extraída.
En cuanto a la exportación de esta madera de cocobolo, se establece que se debe acoger a lo establecido en el decreto ejecutivo No 83 de 10 de julio de 2008, mediante el cual se regula la exportación de madera proveniente del bosque natural, o extraída de embalses de agua y se dictan otras disposiciones.
La ANAM ha tenido que tomar estas disposiciones debido a la especulación y al proceso de explotación intensiva, que está generando una rápida disminución de las poblaciones naturales de estas especies, sobre todo en la provincia de Darién y en Panamá Este, que pone en peligro no solo la existencia de este tipo de árboles en los bosques naturales, sino que impide la planificación de su uso racional, potencia y sostenible.
El cocobolo tiene además la particularidad como la escasa regeneración natural, un lento crecimiento y limitada distribución natural, que en la actualidad muestra una reducida población y un significativo nivel de agotamiento que se refleja en escasos ejemplares en los bosques y áreas naturales donde ellos se desarrollan.
Fuente: Hora Cero (Diario Digital de Panamá).  30 de Abril de 2011.  Ver fuente: http://horacero.com.pa/index.php?option=com_content&view=article&id=43383:hora-cero&catid=195:sucesos
Publicar un comentario