2011/05/18

Argentina busca salvar al jaguar


Cuando se fundó la Ciudad de Buenos Aires, en el siglo XVI, una de las principales amenazas a las que se enfrentaban aquellos primeros pobladores de la actual capital argentina era la gran presencia de jaguares, o yaguaretés, como se los conoce localmente por su nombre en guaraní.

Hasta hace 200 años, cientos de miles de estos predadores, que son los mayores felinos del continente americano, ocupaban extensas zonas del país, desde el norte hasta el río Negro, donde comienza la Patagonia.

Sin embargo, en la actualidad hay menos de 150 ejemplares salvajes en Argentina, y la especie está en peligro de extinción en toda América.

Con la intención de recuperar a este animal autóctono, dos organizaciones medioambientales planean implementar en 2011 un programa de reintroducción de la especie.

La ONG estadounidense Conservation Land Trust (CLT) y la fundación Flora y Fauna Argentina quieren volver a constituir manadas de jaguares en la provincia de Corrientes, en el noreste argentino, donde el último ejemplar salvaje fue visto en 1953.

Para ello, pretenden emular un exitoso programa implementado en los parques nacionales de Sudáfrica para reintroducir otras especies amenazadas.

La primera vez

Será la primera experiencia en el mundo que intenta reintroducir el yaguareté

Sofía Heinonen, presidenta de Conservation Land Trust

La directora del proyecto, Sofía Heinonen, presidenta del CLT, explicó a BBC Mundo que el proyecto contempla colocar a hembras preñadas en espacios de hasta 40 hectáreas, en la reserva natural de los esteros del Iberá.

Allí, lejos del alcance de los humanos, se espera que las madres críen a sus cachorros en un ambiente salvaje, y les enseñen a cazar y subsistir, para que luego estos estén listos para ser liberados en el resto del parque, que se extiende por 650.000 hectáreas.

"Será la primera experiencia en el mundo que intenta reintroducir el yaguareté", dijo la ambientalista.

La CLT ya logró con éxito recuperar otras dos especies en peligro: el oso hormiguero gigante y el venado de las pampas.

Sin embargo, el proyecto para salvar al jaguar tendrá un componente único: será la primera vez que se usen animales en cautiverio para intentar repoblar una región salvaje.

Zoológico

Debido al bajo número de animales salvajes que existen, los responsables del proyecto esperan contar con algunos de los 40 ejemplares de jaguares que viven en los zoológicos del país para poner en marcha su plan.

La idea no es liberar a estos "tigres americanos" –como también se conoce a la especie-, debido a que un animal criado en cautiverio no está preparado para adaptarse a un medio salvaje.

clicVea: Solo quedan 3.000 tigres en libertad en todo el planeta

En cambio, el plan es que los adultos -criados en zoológicos- tengan a sus cachorros en ambientes naturales, pero controlados, de modo que los más pequeños sí crezcan acostumbrados a los espacios abiertos y a cazar por su comida.

La esperanza es que, una vez que los cachorros estén listos para independizarse –aproximadamente al año de vida- puedan ser liberados del todo, y luego continúen procreando de forma natural y así repueblen la región.

Temor

Jaguares cachorros jugando

La esperanza es que los cachorros sean liberados del todo, y continúen procreando de forma natural.

Heinonen advierte que el plan prevé reinsertar a los animales de manera escalonada, para garantizar que se mantengan dentro de los confines del parque natural y no se acerquen a las poblaciones humanas, donde corren peligro.

Es que justamente la caza del hombre es la principal causa de la desaparición de esta especie, el tercer felino más grande del mundo, después del tigre y el león.

"Mucha gente temía ser atacada por los yaguaretés y los mataba, aunque en realidad no representan una amenaza real para el hombre", aseguró la experta.

Para "contener" a las nuevas generaciones de jaguares el equipo de ambientalistas planea primero liberar a las hembras, que tienden a instalarse en lugares donde tienen acceso a comida.

Luego, soltarán a los machos, que suelen merodear hasta que encuentran hembras.

En los esteros del Iberá los animales podrán alimentarse abundantemente de carpinchos –o capibaras-, roedores gigantes que crecen en demasía en esa zona, justamente por la falta de predadores.

Pero, antes de poner en marcha el plan, los organizadores deberán gestionar los permisos necesarios de las autoridades del país, algo que –advierten- puede ser un desafío en sí mismo.


Fuente: Veronica Smink  BBC Mundo, Argentina. 30 de Diciembre de 2010.  Ver fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2010/12/101229_argentina_jaguar_proyecto_en.shtml

Publicar un comentario