2011/05/11

AIFBN lamenta aprobación de HidroAysén (Chile)



bosque nativo
.
1

AIFBN lamenta aprobación de Proyecto HidroAysén


(Santiago, 10.05.11) La Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) lamentó la aprobación del proyecto de generación eléctrica HidroAysén que fue votado este lunes por el Comité de Evaluación Ambiental y que autoriza la construcción de cinco centrales hidroeléctricas en los ríos Baker y Pascua.

Junto con llamar a que se investiguen las supuestas presiones para modificar resoluciones en los servicios regionales encargados de evaluar la iniciativa y las posibles irregularidades que han sido denunciadas en los últimos días, subrayó su preocupación por el futuro de los parques nacionales, sitios prioritarios de conservación, y áreas protegidas privadas que se verán afectados en forma irreversible.

"Nos inquietan las miles de hectáreas que se deforestarán con este proyecto; además, de la pérdida y alteración de comunidades vegetales. Está documentado que los impactos del proyecto afectará 299 especies de flora vascular que incluye 3 especies endémicas; 12 en alguna categoría d e conservación y 20 especies con una distribución restringida a las XI y XII regiones", expuso el directorio AIFBN.

(Revisa la Declaracion Publica AIFBN )

Proyecto muy cuestionado

La AIFBN recordó que el proyecto energético tuvo muchos cuestionamientos e interrogantes que no fueron respondidos por la megampresa y que este afectará gravemente las cuencas hidrográficas y ecosistemas fluviales únicos en la Patagonia chilena.

Para la institución es preocupante el enfoque centralista del proyecto, porque obvia vocaciones territoriales y no considera los efectos negativos que significará el transporte de esta energía por cerca de 2.000 kilómetros, pasando por 9 regiones del país, áreas protegidas, y comunidades indígenas.

"Nuestra posición se basa en que la construcción de los proyectos hidroeléctricos no corresponden sólo a iniciativas comunes de inversión, si no que representan claramente una '"solución" estructural" planteada por los administradores de un modelo de desarrollo que incluye la depredación de los recursos naturales y la concentración de la riqueza en base a estos mismos recursos. En esta línea, es relevante reflexionar que la legitimidad de la institucionalidad y el Estado de Derecho, al que tanto se refieren los gestores de estos proyectos, sólo se logra cuando estos son útiles a la sociedad en su conjunto y no sólo a grupos económicos", expuso la AIFBN.

Cabe recordar que de acuerdo al estudio realizado por profesores de la Universidad de Chile se identifican que existen 3.041 MW y 19.817 GWh/año de eficiencia energética económicamente factibles, pero su implementación depende de políticas y programas que permitan corregir las actuales imperfecciones del mercado. Por otra parte, menciona que "el desarrollo de proyectos de energías renovables aportaría 4.383 MW y 18.913 GWh/año, considerando los proyectos aprobados, en calificación y anticipados, más el crecimiento proyectado de geotermia y energía solar".

Además, la implementación de políticas de eficiencia energética, junto con el desarrollo de las energías renovables, además de los proyectos en calificación ya aprobados por el Servicio de Evaluación Ambiental, satisfacen la demanda proyectada por el mismo CNE, bajo los escenarios propuestos por esta entidad y bajo el escenario ajustado por los docentes en su publicación.

Campaña del terror

La AIFBN también criticó la estrategia comunicacional que implementó la empresa HIdroaysen y cuyo objetivo fue "hacer tomar conciencia" a la ciudadanía de la urgencia de aumentar la capacidad energética del país a través de la construcción de represas en la Patagonia.

"La empresa utilizó una estrategia que pretendió manejar a los ciudadanos de este país, sobre la base de información sesgada y ocupando elementos amenazadores que pretenden instalar desconfianza e inseguridad en las materias energéticas", sostuvo el directorio de la AIFBN.

Insistió que Hidroaysén "limpió" su imagen ante la masiva oposición ciudadana al proyecto y en cuestionar fuertemente a sus detractores a través de los medios de comunicación escritos, televisivos, radiales e Internet. "Ha sido una campaña del terror, porque le dice a los chilenos que si no se construyen las represas en el sur el país se quedará sin energía, responsabilizando a la ciudadanía al decir que son en parte culpables, siendo que la mayor demanda viene dada por proyectos mineros", expusieron.

"Por otra parte, en los últimos días hemos conocido las intenciones de exportar energía eléctrica a Argentina desde el norte del país, cuestión que nos parece una seria contradicción con el discurso imperante de necesidad energética para Chile", aseguró la AIFBN.

 

 

1
 



Publicar un comentario