2011/05/22

Aguas residuales en bosques cultivados (Argentina)




Reciente proyecto ecológico en Adelia María.  Una vez tratadas, riegan una plantación de álamos, eucaliptos y sauces híbridos.  Del aprovechamiento de los efluentes cloacales se logra un ahorro de US$ 80 por ha en nutrientes.



ADELIA MARIA, Córdoba (De una enviada especial).- En uno de sus viajes al exterior, Aldo Rudi observó la técnica del aprovechamiento de aguas residuales urbanas en bosques cultivados. Con inquietud ecológica, impulsó en esta localidad ubicada al sur de Río Cuarto un proyecto de aplicación de los efluentes cloacales (previo tratamiento en lagunas facultativas) en una masa forestal de álamos, eucaliptos y sauces híbridos (habilidosos para fijar metales pesados).
En rigor, la Cooperativa Telefónica de Adelia María invirtió más de 1,7 millón de dólares en el tendido de la red cloacal, el diseño y la construcción de un predio que comprende las piletas de tratamiento de los líquidos cloacales y la plantación.
Cuando la instalación alcance su pleno desarrollo tratará un efluente de 2000 m3 por día, que se utilizará para regar 34 ha de bosques. Teniendo en cuenta que la superficie es muy pequeña como proyecto comercial, la empresa tiene previsto aumentar la superficie cultivada.
Un dato interesante es que el sistema de riego por impulso impide que el agua alcance las napas freáticas, de manera que sólo el árbol la asimila.
Se espera que en alrededor de ocho años los árboles ofrezcan entre 400 y 500 m3 de madera. El álamo tendrá como destino el debobinado (ideal para la fabricación de cajones de fruta en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén). De los eucaliptos se obtendrán postes para el tendido de líneas telefónicas.
La cooperativa ahorra 80 dólares por ha por año en urea y fosfato por utilizar las aguas residuales urbanas para regar la forestación.
Por otra parte, mediante la adhesión al régimen nacional de promoción de bosques de cultivo, obtendrá un subsidio que le permitirá recuperar parte de la inversión. A futuro, el negocio de la producción de madera significará un ingreso interesante para la cooperativa.
Este esquema es aplicable a cualquier ciudad, incluso a las industrias (ya hay álamos capaces de absorber hasta el mercurio), explica Rudi.
El proyecto comprende un área recreativa para la comunidad (una especie de corredor deportivo cercado por especies de mayor valor maderero) y un arboreto, donde se plantarán especies de todo el mundo (con sentido educativo para niños y adultos).
Fuente: Diario La Nación.  11 de Enero de 2003.  Ver fuente: http://www.lanacion.com.ar/465119-aguas-residuales-en-bosques-cultivados
Publicar un comentario