2011/04/25

Expertos UC proponen la forestación urbana como método de compensación de contaminantes


La iniciativa forma parte de un estudio realizado por los académicos Alejandra Vargas y Nicolás Balmaceda, de las facultades de Agronomía e Ingeniería Forestal y de Derecho, respectivamente.

Las condiciones para implementar un sistema de compensación ambiental por la vía de la forestación urbana existen. Así de enfáticos fueron los académicos de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Alejandra Vargas y Nicolás Balmaceda, al presentar su trabajo sobre el tema, que será materia del próximo número de la Serie de Temas de la Agenda, elaborado por el Centro de Políticas Públicas UC.

"Tener áreas verdes es un derecho ciudadano", comentó el abogado Nicolás Balmaceda en el marco de una mesa de discusión donde se presentó el estudio, el pasado 7 de abril, y en la que participaron el subsecretario de Medio Ambiente, Ricardo Irarrázabal, y la directora del Proyecto de Forestación Urbana del MINVU, Consuelo Bravo.
 
Alejandra Vargas enfatizó la situación actual de "fracaso de los planes de forestación", además de mencionar que en los últimos nueve años se ha producido una disminución de 9,8% de áreas verdes. La académica explicó que si bien en la actualidad existen sistemas de compensación ambiental en nuestro país, las exigencias para llevarlas a cabo dificultan su ejecución en zonas urbanas, lo que termina en proyectos que se instalan en la periferia de las ciudades. 
 
En este sentido, el estudio de los académicos pone atención en las variables que han sido descuidadas en los planes de forestación urbana y han hecho fracasar algunas iniciativas. "El problema es que no existe real conocimiento técnico. Plantan liquidámbar o tuliperos, pero el espacio que dejan para su desarrollo es mínimo. Hay que tomar en cuenta que tenemos que adecuar a las especies a un ambiente tremendamente hostil", destacó Vargas.
 
En el marco de la presentación, Nicolás Balmaceda enumeró algunas de las fuentes posibles que pueden ser actualmente aprovechadas para iniciativas de forestación urbana. Entre ellas, las áreas verdes que se encuentran descuidadas, los proyectos desarrolladores inmobiliarios y la extensión del sistema de concesiones para parques y espacios públicos. 

Por su parte, Ricardo Irarrázabal, quien agradeció la instancia de discusión, recalcó que "la falta de espacio es real y que el Estado debe generar espacios para fomentar la forestación urbana". Consuelo Bravo, en tanto, destacó la importancia de cuantificar el beneficio de un proyecto de forestación urbana y mencionó que algunos de los mecanismos para lograrlo son las redes interministeriales, invitar a los municipios, así como la entrega directa y la participación de la empresa privada.

Publicar un comentario