2011/03/25

Cortinas de árboles y cercas vivas: Angeles de la guarda del Plátano

Don José Feliciano Martínez Dávilaes el mandador de la Finca Lourdes, que pertenece a la familia Gurdian, en el kilómetro 63 de la carretera de Managua a León.  Ahí todavía conservan parte de unas cortinas rompe-viento sembradas en los años 80 porque protegen del vientoa unas 62 manzanas sembradas de plátano.
Don José Feliciano sabe que el viento, al pegar fuerte y constante, descalabra el crecimiento de los siembros, especialmente del chagüite.
En una parcela de chagüite, sembrada en un terreno pelado, el viento hace cuechitos las hojas.  Eso mengua la producción de su platanal.  Una manera que la gente ha encontrado de frenar el golpe del viento, es la siembra de los árboles.  Los árboles han sido desde antaño una de las maneras de reconocer o limitarlos linderos de cada finca y aunque se les reconoce muchas utilidades, casi nadie quiere reforestar.
Cuando los árboles están sembrados alrededor de la parcela, se les llama cortinas rompe-viento.  Aunque cuando resuelve otras necesidades, como alimentar el ganado, fortalecer las cercas, sacar frutas, leña, y maderas, se les llama cercas vivas. 
En 1980, el MARENA plantó unos mil 200 kilómetros de cortinas rompe-vientos en 64 hileras que iban desde la Paz Centro hasta León, en un área de 57 mil manzanas.  En ese tiempo tuvo un costode cinco millones de dólares.  Pero, por las quemas, las máquinas, las fumigaciones de herbicidas por avión y la gente que comenzó a sacar leña, hoy la mayoría están destruidas.  Entonces, el problema vuelve de nuevo.  Ni que decir de las tolvaneras que se van a volver a levantar por el lado de Managua, León y Chinandega. 
Los árboles, además de servir como una barrera contra el viento, en tiempos de sequía, gracias a sus raíces, traen a la superficie el agua de las reservas profundas. En terrenos pantanosos, los árboles como el eucalipto, secan el suelo haciendo un drenaje natural que ayuda al desarrollo de los cultivos. En período lluvioso, las cortinas de árboles frenan las correntadas de agua de lluvia y son refugio y nido de muchos animales útiles para la agricultura como los sapos, pájaros y las culebras.

Cortinas de árboles y cercas vivas: Frenan al suave y dan sus extras


Don José Feliciano sabe que una buena cortina debe frenar el viento pero no debe ser un estorbo porque sino, crea detrás de ella una turbulencia. Este es su pensar: “Estas cortinan frenan y protegen al platanal por una distancia de casi 20 veces la altura de los árboles más grandes. Por eso, esa debe serla distancia que se deja entre una y otra. Van sembradas en tres hileras donde se asocian árboles de varias especies, diferentes tamaños y formas de la copa.

Si usted la ve de un lado tiene forma de triángulo: es más baja a los lados y alta en medio. El ancho, de lado a lado, mide diez metros. Ahí van acomodadas cinco hileras de árboles, tiradas de tal forma, que el viento les pegue de frente. En este caso, como la mayoría de los vientos vienen como del noreste, entonces las hileras van de este a oeste.
A mi, el eucalipto me simpatiza muy poco porque chupa mucha agua. Para reforzar y renovar estas cortinas que van a 150 metros de distancia, voy a usar melina en vez de eucalipto. Voy a poner dos hileras sembradas a tres bolillos. Entre planta y planta, estoy dejando una distancia de tres varas, y entre surco y surco estoy considerando tres varas también. Ahora, estoy reforzando las cercas con otros tipos de árboles. Yo me voy mejor con el nim y el tigüilote. La idea es redondear la finca y tirar otra hilera a la mitad del terreno...”Las cercas vivas se han venido sembrando tradicionalmente en el municipio de El Sauce y de León, sobre todo en el llano, porque, por la ganadería, se taló el bosque y los postes se pusieron caros, por lo escasos.

Según el Proyecto de Desarrollo Rural Integral “Manuel López” hasta el momento hay establecidas 345 kilómetros de cercas vivas sólo en el municipio de El Sauce.   El costo para tender 500 varas de cerca es de 700 córdobas y tiene una duración de 50 años. Cada tres años se le saca 500 postes o estacas, diez carretadas de leña cada dos años y cinco toneladas de forraje al año. 
Publicar un comentario