2011/02/24

En las veredas faltaría plantar casi 40 por ciento de árboles (Córdoba-Argentina)

 

Un vecino se tomó el trabajo de relevar la situación del arbolado urbano. En 120 manzanas contabilizó un 54% de árboles sanos y 38% de cazuelas vacías y/o veredas sin cazuelas.

Según un relevamiento insólito del vecino José Giordano, quien se interesa por temas ambientales, en las veredas de la ciudad de Córdoba faltaría plantar casi 40 por ciento de árboles.

Mendoza y Rosario se ocupan con especial interés del arbolado urbano, y disponen de estrictas ordenanzas para que los vecinos se involucren en su cuidado. Queriendo saber si Córdoba también prioriza los árboles, Giordano realizó un relevamiento "a pulmón" del arbolado en 30 sectores representativos de la Capital.

El muestreo (parcial) abarcó 120 manzanas en total (cuatro por cada sector) y permite inferir cuál es la situación del arbolado urbano. Obtuvo el siguiente resultado: árboles sanos, 4.287; árboles dañados por tutores, 382; árboles secos, 287; cazuelas vacías y/o veredas sin cazuelas, 3.059.

Luego hizo una proyección, para lo cual se basó en las 16 mil manzanas que tiene el ejido municipal de Córdoba. Arribó al siguiente resultado: árboles sanos, 571.600; árboles dañados, 51.040; árboles secos, 38.260; cazuelas vacías y/o veredas sin cazuelas, 408 mil.

Haciendo cálculos, en la ciudad habría 54 por ciento de árboles sanos, ocho por ciento de árboles secos o dañados y 38 por ciento de cazuelas vacías y/o veredas sin cazuelas. Que las cazuelas estén libres o que no haya cazuelas en las aceras implica que allí bien podría haberse puesto un árbol, si existiera una vocación "verde".

Es sabido que los árboles embellecen ciudades, proporcionan oxígeno para purificar la atmósfera, moderan la temperatura, atenúan los vientos, reducen los ruidos, dan refugio a las aves y suministran sombras placenteras a quienes huyen del sol.

Pero, según Giordano, en Córdoba no hay plena conciencia de los beneficios que traen aparejados los árboles, y considera que en esto son responsables tanto vecinos como autoridades de gobierno.

Un trabajo esforzado. Para el relevamiento, Giordano –quien asegura haber plantado decenas de árboles en espacios públicos– recorrió manzanas de los barrios Alberdi, Matienzo, San Roque, Nueva Córdoba, San Vicente, Observatorio, General Paz, Alta Córdoba, San Martín, Juniors, General Bustos, Pueyrredón, Los Plátanos, Parque Capital, Colón, Urquiza, Residencial América, Ayacucho, Las Margaritas, Cerro de las Rosas y Poeta Lugones.

El vecino considera árboles sanos a toda variedad con copa que supere el 1,80 metro de altura. Respecto de los árboles dañados por tutores, incluyó a los que no llegan a 1,50 metro de alto, están quebrados en su tallo y lastimados con ataduras de alambre y/o hilos de plástico. En definitiva, a los tutores que no cumplen las condiciones adecuadas para el correcto desarrollo del árbol. En cuanto a los árboles secos, incluyó a los tocones de diferentes tamaños.

Giordano afirma que se encontró con un panorama "desolador", ya que la proporción de ejemplares secos y dañados es importante. Según su parecer, la gran mayoría de los árboles padece falta de agua. Observó también que muchas cazuelas no están bien conservadas ni limpias. También advirtió que en los espacios públicos es evidente la falta de cuidado y mantenimiento de árboles.

Giordano comentó que los árboles reciben "agresiones de todo tipo". Con cada obra privada o pública, hay ejemplares que son talados para construir sin obstáculos y otros que terminan destruidos por la acción de máquinas. Descubrió que hay cuadras en las que no hay arboleda y que algunos comercios retiran ejemplares de las veredas para aumentar el espacio de estacionamiento para clientes, lograr comodidad en la carga y descarga y liberar la visual para que se vean carteles publicitarios.

Justamente, en Córdoba un problema frecuente es la extracción o poda de árboles (no siempre correctamente) que ejecutan particulares y comerciantes, sin asesoramiento ni autorización municipal.

Otra situación cotidiana es encontrar ataduras en árboles de corta edad ubicadas a pocos centímetros del suelo, que actúan negativamente: cuando crecen, su copa cae hacia un costado. De hecho, hay vecinos que descuidan el crecimiento de los árboles, en cuanto a tutores adecuados, limpieza y riego.

Según Giordano, la existencia de cazuelas sucias no permite que los árboles recepten agua ni siquiera cuando llueve.

El hombre manifestó, además, que notó una escasa presencia de árboles nuevos.

Críticas generalizadas. Giordano repartió críticas a la Municipalidad por no tener una política ambientalista para proteger el arbolado, no exigir a frentistas que coloquen ejemplares y los mantengan, y no existir un lugar donde reclamar. También cargó contra los vecinos que no plantan ni cuidan árboles. "El problema se debe a una falta de educación; no es caro colocarlos ni mantenerlos", opinó.

Entiende que es esencial que haya campañas educativas en escuelas para concientizar sobre el cuidado del arbolado y cree que debe involucrarse no sólo el Estado, sino las asociaciones empresarias, gremiales, profesionales y vecinales. "Es posible revertir la difícil situación del arbolado urbano con estas campañas", señaló.

Por su cuenta, Giordano concurre regularmente a escuelas primarias a repartir folletos instructivos referidos a cuidado del arbolado, normas de convivencia pública, protección del medio ambiente y otros temas de ciudadanía. Tiempo atrás, dispuso una mesa de información en distintas plazas de la ciudad, para que la gente consulte sobre cuestiones vinculadas con el arbolado.

Responsabilidad
En los domicilios. El mantenimiento del arbolado urbano en áreas residenciales de la ciudad es obligación del frentista.
Espacios públicos. La Dirección de Espacios Verdes de la Municipalidad tiene responsabilidad sobre el arbolado de los espacios públicos.
Poder de policía.
Espacios Verdes también controla el arbolado en toda la ciudad.

Qué dice la ordenanza
Ordenanza. La ordenanza de arbolado urbano, vigente desde 1980, es la 7.000. Obliga a los propietarios de inmuebles, baldíos o edificados a arbolar su frente de acuerdo con el plan de forestación establecido por la Dirección de Espacios Verdes, y fija multas por incumplimiento de entre 200 y dos mil pesos por ejemplar. Reglamenta el tipo de árbol a plantar, la distancia entre ejemplares, el tamaño de la cazuela, los cuidados de cada especie y las prohibiciones pasibles de sanción. Prohíbe el corte, poda, tala, eliminación y destrucción total o parcial del arbolado, con multas de entre cien y tres mil pesos por ejemplar.
Fuente: Diario La Voz del Interior.  22 de Febrero de 2011.  Ver fuente: http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/veredas-faltaria-plantar-casi-40-ciento-arboles
Publicar un comentario