2010/12/06

En Chile, Ejército reforesta 400 hectáreas en pleno desierto de Tarapacá

Iniciativa se llevará a cabo en el Fuerte Baquedano, en la I Región, donde tamarugos y acacias serán regados con agua tratada.

por Alejandra Lobo, Iquique
Un ambicioso proyecto de reforestación impulsa el Ejército en el Fuerte Baquedano, área donde pretenden plantar unas 2.500 especies que serán regadas con agua tratada de la unidad, distante unos 60 kilómetros al interior de Iquique. Entre los ejemplares que sumarán áreas verdes se cuentan tamarugos, acacias, palmeras datileras, pimientos y mioporos.

El plan concluyó su fase de estudios y factibilidad técnica, considerando cerca de 400 hectáreas de forestación. El costo de la primera etapa involucra recursos por unos US$ 140 mil y ya fue presentado para lograr su financiamiento al gobierno y empresas privadas.

El mayor Gonzalo Solís, veterinario y profesional que se encuentra a cargo del programa de reforestación, indica que el proyecto involucra intervenir 40 hectáreas anuales. "Una vez que tengamos plantadas las 2.500 especies, deberíamos evaluar si la forestación es realmente sustentable y si se abordarán nuevas zonas. Una de las mayores complejidades que enfrentamos se relaciona con la salinidad del suelo y las condiciones climáticas extremas que ofrece en el desierto más árido del mundo".

Solís explica que, además, se utilizará energía eólica y solar para la alimentación de las bombas que formarán parte de un sistema de riego tecnificado, el cual se empleará para el regadío de las áreas forestadas: "Mientras en algunos sitios tenemos planificado utilizar el método de inundación, en otras áreas regaremos mediante un sistema tecnificado que nos permitirá mantener las especies en pleno desierto. Vamos a aprovechar el recurso hídrico que tenemos disponible, pero no utilizaremos agua potable en la mantención".

El proyecto que es impulsado por el Departamento de Prevención de Riesgos y Medioambiente del Ejército de Chile, cuenta con el respaldo de Chile Sustentable (ONG) y de la empresa TecnoRiego, los cuales realizaron los estudios técnicos y de factibilidad. "Algunos de nuestros objetivos se relacionan con plantar en zonas donde no existe vegetación, ganarle espacios al desierto y, además, mejorar la calidad de vida de los funcionarios de la Brigada Acorazada y sus familias".

El plan de reforestación del Ejército también permitirá recuperar parte de la vegetación que desapareció en la zona durante el auge de la industria salitrera, época en la cual los árboles eran utilizados para la elaboración de carbón o como leña.
 
Publicar un comentario