2010/10/27

El desmonte de bosques nativos empuja los pumas al encuentro con el hombre



Pumas empujados a la civilización.  Cada vez son más frecuentes los encuentros entre pumas y personas por la disminución del bosque. La Secretaría de Ambiente desborda de denuncias.

Jerónimo apareció colgado de un árbol en Villa Eucarística el pasado 30 de setiembre. La gente del Zoo lo recapturó y la Secretaría de Ambiente lo reubicó en una zona de bosques en la provincia junto a una
hembra que había vivido una situación similar: el cautiverio por  caza o mascotismo.
El caso de Jerónimo no es casualidad. Los incendios forestales, los desmontes y el avance de la civilización sobre el bosque nativo han reducido el hábitat natural de este animal que necesita de grandes extensiones para vivir, empujándolo a zonas pobladas en busca de alimento, en este caso ganado vacuno, caprino y ovino, provocando el enojo de productores rurales y un contacto cada vez más cercano y frecuente con estos bichos.

Estudios realizados alrededor del mundo indican que un puma necesita de 30 a 300 kilómetros cuadrados para establecer su territorio. Es un animal muy solitario que sólo puede compartir sus dominios con algunas
hembras. "Nosotros comemos un cordero, él también. Ahora competimos por el alimento y el terreno", asegura Karina Maschio, propietaria de la reserva El Edén, en Villa Rumipal, quien tiene a su cargo el cuidado de nueve ejemplares que han estado en cautiverio. Dentro del Parque Nacional Quebrada del Condorito, en la Pampa de Achala, Altas Cumbres, el animal ha encontrado un buen refugio. Según estudios de biólogos locales, la dieta del animal en esa zona se basa en cuises. El problema está con los felinos que habitan fuera de los límites de la reserva, donde no encuentran comida con facilidad y donde la predación de la especie por la caza casi no está controlada.

"Fuera del parque lo cazan porque se alimenta de ganado. Por esto, los productores si ven a un puma en el campo lo corren y lo matan", argumentó Mónica Pía, bióloga, investigadora y becaria del Conicet.
Según Pía, la supervivencia del animal a la escasa oferta alimentaria en la geografía cordobesa se debe a la alta adaptabilidad del puma a diversos ambientes y condiciones: "Cuando el puma ve una presa más
grande, la come porque gasta mucha menos energía que con presas pequeñas. El Yaguareté ya desapareció. Si el puma no fuese adaptable también habría desaparecido".  "Es cierto que mata para enseñarle a las crías y que come ganado y provoca pérdidas económicas, pero lo hace cuando no tiene de qué alimentarse", contó Maschio. "Es notable el avance de la civilización sobre el territorio del puma. La caza, el mascotismo, los casos de ejemplares atropellados en rutas y las peleas entre ellos por porciones de tierra son las principales causas de muerte.

Por ahora no  se nota un retroceso de la especie, pero tampoco se ve un avance importante en su reproducción", aseguró por su parte Pía. "Son síntomas. Que esté pasando esto quiere decir que hay algo que está muy mal en el sistema y el puma nos está dando la posibilidad de actuar antes de las consecuencias", reflexionó Karina.

Aprender a convivir. Desde la Secretaría de Ambiente provincial aseguran que en lo que va del año han recibido cerca de 100 denuncias por pumas capturados o cachorros que han sido domesticados porque
mataron a sus madres. Para evitar estos contactos y la caza de la especie, la Secretaría está trabajando en un programa de conservación y manejo del puma.  Apuntan a castigar el mascotismo y a promover el manejo adecuado del ganado.

El proyecto llega después de años de reclamo de los especialistas por una política al respecto. Las iniciativas apuntan a reflotar el uso de perros pastores en zonas de monte para que protejan al ganado, ya que el simple ladrido del animal ahuyenta a los pumas.

Otro de los consejos es conservar el bosque cerca de los ranchos y no matar a animales pequeños, como vizcachas, para que el puma tenga donde estar y de que alimentarse. El otro de los ejes es penar duramente al mascotismo, por lo que están trabajando en un anteproyecto de ley. Por la extensión de la geografía cordobesa y la posibilidad de control que se dispone, desde Ambiente aseguran que es "imposible manejar la situación, pero se está trabajando para mitigarla con concientización para que la gente denuncie más".

A fines de noviembre habrá una reunión interdisciplinaria para definir políticas.
  • Nombre científico de la especie: Puma Concolor-
  • Hábitat: Desde Canadá hasta la Patagonia.
  • Contextura:  El macho pesa entre 55 y 64 kilos y la hembra entre 35 y 45. En su hábitat puede alcanzar los 10 años de vida.
  • Comportamiento: Son felinos solitarios y territoriales. Huyen del contacto con el hombre y habitan zonas donde la vegetación les permite esconderse.
Fuente: Juan Pablo Martínez para el Diario Día a Día.  25 de Octubre
Publicar un comentario