2009/12/11

Rentabilidad y Rindes de FORESTAR


"Una hectárea de forestación, en la que entran unas 400 plantas, cuesta 3.500 pesos, el 70 por ciento de ese costo está subsidiado. La Provincia te devuelve 500 pesos por hectárea y la Nación 1.900.


Encima, después tu campo vale cinco veces más por estar forestado.

También existen las CORTINAS FORESTALES que tienen igual subsidio que lo otro, y que consiste en forestar todo el perímetro alrededor del terreno. "





Entrevista a Alejandro Martínez, gerente de Forestar.
Fuente: Diario La Voz del Interior - Domingo 29 de noviembre de 2009 - Roxana Acotto

Alejandro Martínez pasó por puestos gerenciales de muchas y grandes empresas. Pero nuevos aires soplan en su vida laboral en un camino que lo trae, otra vez, a sus raíces.

Vuelve a sus raíces porque volvió a Córdoba después de cuatro años en Buenos Aires y vuelve a sus raíces porque junto a su hermano, Fernando creó Forestar, una empresa de forestación y desarrollo de bosques, que en algún punto, significa ‘retomar’, una actividad en la que su padre hizo historia, y que los avatares de la vida hicieron que quedara trunca.

–¿Cuántos años trabajaste en puestos gerenciales para otras empresas?
–22 años.
–¿Cómo fue el circuito?
–Primero en Citibank, luego Consolidar AFJP, después vino Movistar y la última HSBC.
–Estuviste en puestos altos, ¿no?
–En Movistar era Gerente Regional, abarcaba Córdoba y el norte del país, en Consolidar también manejaba desde acá la mitad del país y en el HSBC era Gerente Comercial Argentina para el área de seguros, con base en Buenos Aires. Hace poco que volví a Córdoba para trabajar en la empresa forestal que fundamos con mi hermano Fernando.
–Antes de que me cuentes de eso, ¿duro el cambio de empleado de una multinacional l negocio propio verdad?
–Es duro sí, porque no tenés el paraguas protector que te da la compañía con el sueldo todos los meses y ese tipo de cosas, pero por otro lado, mi forma de trabajo siempre fue con un perfil independiente, en el sentido de tratar de hacer crecer la empresa, superar los objetivos, motivar a la gente.
–La cuidabas como propia.
–Sí, y por eso creo que me fue bien y siempre crecí. Es que la enseñanza que recibí de mi padre, de mi club de rugby, de la vida, es que hay que hacer las cosas bien, estés en donde estés. Pero vuelvo a lo otro, con la independencia la cosa es que la responsabilidad es toda tuya. Cubrir los gastos, los empleados, los impuestos, pero eso sí, también toda la ganancia es tuya.

–Bien, ahora, ¡qué cambio! De las finanzas a la forestación...
–Lo que pasa es que tenemos una tradición familiar en esto. Mi padre tuvo una de las empresas más grandes de forestación de Córdoba, Marcas Forestaciones, forestó siete mil hectáreas.
–¿Y qué pasó?
–Tuvo un accidente muy grave, estuvo un año en el hospital, no volvió a caminar. Nosotros éramos chicos, y tuvo que desactivarla.
–Imagino entonces que con este emprendimiento el más fascinado debe ser tu papá.
–Está contentísimo. Tiene 80 años el viejo.
–¿Cuándo comenzó Forestar?

–Hace tres años, en un terreno en Vi lla General Belgrano que tenía mi hermano, que es ingeniero agrónomo, decidimos poner un vivero forestal. Compramos las semillas, plantamos y hoy tenemos una producción hermosa con plantas con el tiempo y la rusticación necesaria de haberse bancado el frío, el calor, la seca y todo lo demás para poder ser trasplantadas sin que se sequen.


–¿Qué plantas tienen?
–Tenemos mucha variedad de plantas, sólo que nos fijamos como objetivo no plantar pinos. Nos estamos especializando en plantas nobles como roble, acacia, fresno, nogal negro, variedades de un valor de madera más elevado, que no se queman, tienen una belleza, un valor inmobiliario mayor que el pino, permiten que en ellas vivan los pájaros, son muchos los beneficios.
–Y estás vendiendo forestación en un momento en que más que nunca se habla de la necesidad de hacerlo.
–Sí, es más necesario que nunca, lo que ha pasado en Córdoba es tremendo con las talas, por eso tenemos los problemas de sequía, de cambio climático que tenemos.

–¿Es caro forestar?
–Una hectárea de forestación, en la que entran unas 400 plantas, cuesta 3.500 pesos, pero sabés qué, el 70 por ciento de ese costo está subsidiado.
–¿Tanto?
–Sí, la Provincia te devuelve 500 pesos por hectárea y la Nación 1.900. Encima, después tu campo vale cinco veces más por estar forestado.
–¿Y no se hace?


–Es que la gente ha estado pensando más en la desforestación para sembrar soja que en lo otro. Pero también existen las cortinas forestales que tienen igual subsidio que lo otro, y que consiste en forestar todo el perímetro alrededor del terreno.
–¿Quita mucho espacio?
Son seis metros pero está comprobado que el rinde del campo aumenta 20 por ciento porque esa cortina te protege del viento que lo seca todo, los árboles toman el anhídrido carbónico y eliminan oxígeno, se aprovecha mejor el agua porque las raíces retienen agua de lluvia, actúan como esponjas que luego van largando el agua por ríos y arroyos. Por eso nuestro lema es Árboles Trabajando.

–¿Cuántas hectáreas tiene su vivero?
–Son dos hectáreas en las que tenemos unas 600 mil plantas, de todos los tamaños y muchas variedades.
–¿Y cuánto han forestado ya?
–Este año forestamos 500 hectáreas, para todo tipo de clientes, campos, cortinas forestales, gente que planta para después aprovechar la madera como negocio y gente que quiere parquizar sus terrenos en los que piensa hacer algún desarrollo inmobiliario.
–¿Objetivos? –El año que viene queremos forestar 1.500 hectáreas, y creemos que podemos lograrlo.


Fuente: Diario La Voz del Interior - Domingo 29 de noviembre de 2009 - Roxana Acotto
Publicar un comentario