2011/06/16

Leña, bosque nativo y algunos mitos


Durante los últimos días he escuchado y leído con mucho asombro algunas imprecisiones que existen sobre la realidad del manejo forestal en la región de Aysén, he escuchado opiniones como: "en la región se están talando 3.000 hectáreas al año de bosque nativo" o "se queman 3.000 hectáreas de bosque en la región de Aysén.

Si bien es cierto que aún falta mucho por mejorar en la relación que tenemos como sociedad con nuestros bosques, lo que es una deuda histórica del estado, no endosable a tal o cual gobierno, también es real que existen esfuerzo que se están realizando, en este sentido me gustaría comentar que no son 3.000 has que se queman o se talan indiscriminadamente, sino que son aproximadamente ese el número de hectáreas que cuentan con un plan de manejo, donde la extracción de madera o leña del bosque corresponde solo al crecimiento anual que el mismo es capaz de desarrollar, por lo que se genera la posibilidad de que podamos hacer uso de estos bienes comunes  que son de la naturaleza y que con inteligencia pueden estar al servicio de la sociedad.

Por otro lado me gustaría enfocar este comentario al uso que se le da a este tipo de productos forestales, en su gran mayoría ingresan al mercado energético como combustible, situación que no es del todo negativa si se desarrollara de manera eficiente y con las condiciones tecnológicas adecuadas, es conocido que en otras regiones utilizando leña con un 25% de humedad y con buen uso de este combustible se logran disminuir los índices de contaminación en un 20%. Además es importante mencionar que para obtener la misma cantidad de calor solo se necesita 0,59 metros secos versus 1 metro de leña húmeda (fuente: SNCL).

En cuanto al balance carbono, situación que por hoy es muy importante, se puede decir que la leña es una energía renovable con balance neutro de carbono, ya que el carbono aportado al medio ambiente es absorbido por los bosques.

Otro aspecto que es notable destacar, es que el mercado de la leña es muy importante en términos económicos para muchas familias de la región de Aysén, entre las que se encuentran los productores y comerciantes que generan el sustento diario con este recurso. Se dice que los recursos involucrados bordean los 15 millones de dólares  al año, solo en la comuna de Coyhaique.

La solución del problema de la contaminación de la comuna de Coyhaique, no pasa por eliminar el consumo de leña, pasa por generar políticas energéticas adecuadas, que incentiven el uso de buena leña y el mejoramiento de los sistemas domiciliarios de calefacción e identificación de las principales fuentes emisoras y exigir que estas usen el combustible de manera eficiente. Además de la generación de prácticas comunales orientadas a implementar políticas de silvicultura urbana que ayuden a mitigar los efectos de la contaminación ambiental

Lo peor que podría pasar para el bosque nativo y las economías de muchas familias de la región de Aysén es el exterminio de la calefacción que tradicionalmente se ha usado en la región y que en muchos casos sigue siendo punto de encuentro familiar.


Fuente: El Divisadero.  16 de Junio de 2011.  Ver fuente: 
http://www.eldivisadero.cl/noticias/?task=show&id=26161


Publicar un comentario