2011/05/27

Brasileños mostraron experiencia de cultivo de yerba con forestación


Obtuvieron ingresos extra por hasta 15.000 pesos por hectárea tras nueve años de cultivo de especies nativas en yerbales. Aseguran que de esa manera se obtiene un dinero extra para los productores, mejoran las condiciones del suelo y se prestan servicios medioambientales. Indicaron que, cultivada a la sombra, la yerba tiene un sabor más suave.


Científicos brasileños presentaron en el Congreso Sudamericano de la Yerba Mate, los resultados de una experiencia que llevaron adelante con pequeños productores de ese país vecino, en la cual asociaron dos de los cultivos principales de Misiones: la yerba mate y la forestación.


El resultado fue que después de entre 8 y 9 años de trabajo, los yerbateros consiguieron un ingreso extra de entre 1.500 y 6.000 reales por hectárea (3.750 y 15.000 pesos) dependiendo de la especie utilizada para forestar. Señalaron además que la yerba cultivada a la sombra mostró una mejora en su calidad, ya que se logró un producto más suave. Técnicos de Inta  ya realizaron experiencias similares en Misiones y destacaron que  plantando árboles, el productor consigue mejorar las condiciones del suelo de su chacra, además de la madera que le permite un ingreso extra.


La experiencia brasileña se llevó adelante en el municipio de Machadinho, en el estado de Rio Grande do Sul, en forma conjunta por la Embrapa Florestas (empresa de investigación agropecuaria dependiente del ministerio de Agricultura de Brasil), en sociedad con la Associação dos Produtores de Erva-mate de Machadinho (Apromate).


Se mostraron los resultados de experiencias realizadas en 85 pequeñas propiedades familiares que totalizan 148 hectáreas. 


Los árboles fueron plantados en las calles de los yerbales, dejando espacios de 7,5 metros (una línea forestada por cada tres de yerba) entre línes y de 6 metros entre árbol y árbol dentro de la línea.


En todos los casos se usaron especies nativas, ya que uno de los objetivos era devolver al ecosistema parte de biodiversidad perdida por el uso de monocultivos. En ese plan se plantaron loro blanco, cañafistula, angico colorado, canjarana, guayubira y lapacho.


La experiencia comenzó en  el año 2000, lograndose los mejores resultados en una chacra en la que se realizaron tareas de poda y raleo que llevaron a que para 2007 se hayan retirado 30 por ciento de los árboles plantados, para favorecer el crecimiento de los demás.


El caso más exitoso se logró en un yerbal plantado con guayubira y loro blanco se obtuvo, al noveno año de la siembra, una producción maderera valuada en alrededor de 15.000 pesos (5.929 reales), con troncos de un diámetro (DAP) promedio de 24,4 centímetros (medido a 1,3 metros del suelo) para los ejemplares de loro blanco y de 16 centímetros para los de guayubira.


Fuente:  Misiones Online.  08 de Mayo de 2011.  Ver fuente: http://www.misionesonline.net/noticias/08/05/2011/brasilenos-mostraron-experiencia-de-cultivo-de-yerba-con-forestacion

Publicar un comentario