2011/04/28

Árboles ornamentales, negocio con flores


CREDITO: 
Edibel Leyva de la Cruz*

La gran diversidad de climas en nuestro país ha permitido la producción de una amplia variedad de plantas ornamentales, las cuales han aportado valores estéticos al ser humano, principalmente.
El estado de Morelos ocupa el primer lugar a nivel nacional en la producción de plantas ornamentales. La mayoría de sus especies están concentradas en aquellas de consistencias herbáceas o semileñosas y muy poco en las leñosas; es decir, árboles ornamentales.
Los árboles ornamentales, por lo general, se ocupan para el diseño de los parques y jardines. Aparte de dar una decoración atractiva al entorno, ayudan al medio ambiente.
Una especie muy conocida que cumple las características de embellecer el hábitat por su floración y cuyo follaje resulta útil para atrapar la contaminación del aire: es un árbol conocido como jacaranda o el árbol lila (Jacaranda mimosifolia).
Del total de los productores ornamentales morelenses, menos de 2% se dedica a la producción de este tipo de árboles. Quienes lo hacen están aislados, con poca relación al mercado demandante, pues dependen de enlaces con comercializadoras que colocan su producción a constructores de fraccionamientos, hoteles, parques o avenidas.
La producción enfocada al mercado representa una oportunidad de negocio. Estos tipos de árboles requieren un periodo de desarrollo de entre dos y tres años para alcanzar la talla que el mercado demanda: una altura de tres metros.
El modelo de negocio es viable para el financiamiento por la rentabilidad que se obtiene. En particular, se estima que del precio de venta de éstas especies, sólo 40% corresponde a sus costos de producción. Así, su rentabilidad es hasta tres veces mayor respecto de las otras especies ornamentales (herbáceas o semileñosas).
Es muy importante fortalecer esas oportunidades de negocios, donde es posible la participación de productores, consultores y empresas comercializadoras, que puede consolidarse mediante un esquema de desarrollo de proveedores para satisfacer las necesidades del ramo jardinero.
*Edibel Leyva de la Cruz es promotor del Centro de Desarrollo Tecnológico Tezoyuca. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.
eleyva@fira.gob.mx

Publicar un comentario