2010/10/31

Desmonte de bosques nativos y extensión de frontera agropecuaria: causa de tormentas de tierra

 
Tormentas de tierra, fruto de la desidia ambiental
 
El fenómeno se repite cada vez con más frecuencia. Aseguran que se debe al desmonte de los bosques nativos y a la extensión sin control de la frontera agropecuaria.  No es casual que las tormentas de tierra se registren cada vez con más frecuencia e intensidad en Córdoba.

La provincia se ha convertido en una "fábrica de polvo", tal la figura que utilizó el presidente de la Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam), Raúl Montenegro, para referirse a las consecuencias ambientales de la deforestación, la extensión sin planificación adecuada de la frontera agropecuaria, el barrido de la cobertura vegetal nativa y otras acciones que determinaron cambios significativos en el uso del suelo.

Discusión abierta. El tema ocupó un lugar central durante el debate previo del polémico proyecto de ley de bosque nativo en Córdoba y fue una de las banderas que izaron los ambientalistas para oponerse, de manera férrea, a la sanción de esa norma. Cabe recordar que el texto final que sancionaron los legisladores preserva dos millones de hectáreas menos que las previstas en la propuesta que se había discutido durante más de un año en la Comisión de Asuntos Ecológicos (CAE).

Córdoba perdió en el último siglo el 90 por ciento del bosque nativo original y prácticamente la totalidad de las forestaciones pampeanas, según las estadísticas de la Secretaría de Ambiente de la Provincia. "Sólo quedaron sus suelos, donde se expandieron cultivos como la soja", aseguró Montenegro. "En los campos desprovistos de vegetación autóctona, con sequía, la combinación de vientos fuertes y suelos desprotegidos es trágica", sentenció el Premio Nobel Alternativo.

La degradación del ambiente y la pérdida de consistencia del suelo repercuten directamente en las reservas hídricas. Es así porque la superficie desnuda de cobertura vegetal (sobre todo de porte) reduce la capacidad de retener agua.

Para Montenegro, las tormentas de tierra "son campos que se vuelan".

No tan dramático. Los productores agropecuarios dicen que no hay que dramatizar tanto.

Por caso, en el debate previo a la sanción de la ley de bosques, el presidente de la Sociedad Rural de Jesús María, Marcos Mc Hardy, aseguró que la tecnología puesta al servicio de la producción primaria permite el desarrollo sustentable.

"Necesitamos del monte, no podemos producir sin él. Nuestro objetivo sigue siendo el desarrollo sustentable, con infraestructura social, educación y trabajo digno para la gente de nuestra región", afirmó el productor agropecuario en un comentario publicado por La Voz del Interior el 6 de agosto.

La bióloga Cecilia Estrabou no está tan convencida de que la cuestión sea como la plantea el ruralista. Ella relaciona de manera directa las tormentas de tierra con el mal uso del suelo. Para la docente de la UNC, "el fenómeno de esa masa de tierra en suspensión representa que hay un suelo desnudo".

Fuente: Diario La Voz del Interior.  30 de Octubre de 2010.  Ver fuente: http://www.lavoz.com.ar/noticias/sucesos/tormentas-de-tierra-fruto-de-la-desidia-ambiental

Publicar un comentario