2010/03/16

Córdoba protegería 4,25 millones de hectáreas de bosques

La Voz del Interior (13/03/2010).  Córdoba es la provincia que más superficie protegerá

Cartez y ambientalistas tienen proyectos para resguardar un cuarto del territorio / En otros distritos no alcanza al 10%.  Ya sea por el proyecto de ruralistas y productores, o por el elaborado por la Comisión de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (COTBN), Córdoba es la provincia que más porcentaje de su territorio protegerá cuando la Legislatura sancione la normativa.

La ley nacional 26.331, sancionada en noviembre de 2007, obligó a la provincias a categorizar sus bosques en tres zonas: roja, amarilla y verde.

La primera es la de mayor protección y debe incluir “sectores de muy alto valor de conservación que no deben transformarse”, según la norma nacional. El proyecto de Cartez (Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona) incluye en esta categoría 4,25 millones de hectáreas. De ellas, 3.608.000 son netas; 547 mil de corredores y núcleos boscosos dentro la zona amarilla, según una normativa vigente; y 95 mil de futuras forestaciones de banquinas y costas de ríos y lagos).

En tanto, la COTBN prevé 3.981.000 en la zona roja. Representan el 25,91 por ciento y 24,27 por ciento del territorio provincial respectivamente.

Otros distritos que han aprobado sus leyes tienen porcentajes significativamente inferiores (ver Por distrito). Santiago del Estero es el que menos protege con el 0,76 por ciento, mientras que, en el otro extremo, se ubica Salta con el 8,33 por ciento.

Alicia Barchuk, presidenta de la COTBN, explicó que se tomó como criterio prioritario la protección de las cuencas hídricas y de las sierras como productoras de agua. “Otras provincias incluyen en el rojo territorios con pendientes superiores al 25 por ciento, para Córdoba el criterio fue mayor al cinco por ciento”, indicó. Y agregó: “Hay muchos sectores que pueden ser bosques a futuro y que se pueden recuperar, para ello hay que protegerlos porque son territorios de valor ecológico”

Eliseo Arrarás, representante de productores independientes vinculados a Cartez, entiende que más importante que saber cuántas hectáreas hay en cada categoría es qué se permitirá hacer en esos terrenos.

“Sólo hay dos millones de hectáreas de bosque en buen estado. Eso no hay que tocarlo, sea en el sector verde, amarillo o rojo, y sean terrenos chicos o grandes”, asevera.

Según el proyecto de Cartez, en la categoría roja se puede hacer un “aprovechamiento ganadero natural sin incorporar especies exóticas”, mientras que en el amarillo se debería “dejar núcleos y corredores de bosques y permitir el desmonte selectivo y siembra de pasturas exóticas”, dice Arrarás.

En tanto, la COTBN no permite el desmonte parcial en las categorías roja y amarilla. En la primera prevé que se pueda realizar un “uso ganadero sustentable”, siempre sujeto a un Plan de Conservación.

En el amarillo permite el “manejo del sotobosque” y la “tala manual de árboles individuales”, previa presentación de un Plan de Manejo Sustentable.

Más protectoras. Sin embargo, en las otras provincias la categoría roja es más restrictiva ya que no permite ninguna actividad ganadera.

En el amarillo las restricciones varían por distrito. A su vez, no “pintan” de verde las áreas con cultivos como hacen los proyectos cordobeses, sino sólo los sectores boscosos con un nivel de conservación inferior, de allí a que el total contemplando entre las tres zonas no sea del ciento por ciento. Algunos ejemplos:

Chaco. En el rojo, las actividades productivas que se prevén en Chaco son el turismo y sólo permite la recolección de flora y fauna con fines de investigación. En el amarillo se puede realizar un aprovechamiento forestal sostenible y en el 50 por ciento del terreno podrá efectuarse silvoganadería.

Salta. En el rojo, “ninguna actividad que modifique la características naturales ni disminuyan la superficie de bosque nativo”, con excepción de las destinada a la apreciación turística, investigación científica, actividades de conservación y hábitat de pueblos originales.

En el amarillo se permite la explotación forestal sostenible (incluye forestación con exóticas) y la ganadería silvopastoril (solo retiro de ramas secas, sin siembra de pasturas). El verde tiene diferentes subcategorías y en algunas sólo se permite el desmonte selectivo para implantar pasturas.

San Luis. Sólo aclara que el territorio en rojo “no debe transformarse”. En el amarillo se puede realizar un “aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica”. En el verde se podrá cambiar el uso de suelo dejando un mínimo del 10 por ciento de bosque.

Corrientes. En el sector rojo no se puede desmontar y extraer madera, sólo actividades turísticas y ecológicas. Para el amarillo prevé un “aprovechamiento sostenible incluidas actividades de limpieza” del terreno.

Debate legislativo

La Legislatura provincial sigue discutiendo la futura ley de bosques en el seno de la Comisión de Asuntos Ecológicos, que será la encargada de generar un proyecto. Se espera que el recinto lo trate a fines de marzo.

“La ley Bonasso”

La ley nacional 26.331 obliga a cada provincia a realizar un ordenamiento de sus bosques nativos con un plazo máximo de un año desde su sanción. Fue aprobada a fines de noviembre de 2007, por lo que Córdoba está en deuda.
 
Fuente: Diario La Voz del Interior.  13 de marzo de 2010.  Ver fuente:
Publicar un comentario